domingo, 23 de octubre de 2011

La Eta y "la gauche"



En el programa “Siluetas” de RNE decía Ramón Tamames este domingo, a propósito de su último libro, que cuando ya nos parecía encauzada la reconciliación de los españoles, ha llegado Zapatero, que es un experto en crear problemas y no resolverlos, para ponernos a todos y ponerlo todo patas arriba. El profesor Tamames, que es de izquierdas de verdad --y no de “la gauche” fraudulenta como ZP y Rubalcaba-- autor de libros valiosos, economista, docente de prestigio y vecino de Carabanchel por algun tiempo, se refirió a la “memoria histórica”, al Valle de los Caídos que debería quedarse como está para ahorrar monolitos, ceremonias macabras de exhumacion, y dejar la historia como fué sin maquillarla.

No habló, porque no se lo preguntaron, del éxito inefable contra la Eta y la derrota del terrorismo. Basta para confirmarlo la manifestación proetarra de ayer sábado en Bilbao solicitando alegremente la independencia de Euskal Herría. A quién pretenden confundir López y Pérez llorando por los muertos del partido, y cómo valorar a Rajoy cuando dice creerse la derrota, si Bildu es mas poderosa que nunca.

Ignoro cómo preferirán llamar ustedes a la última zanahoria que acaba de exhibir la Eta: si billete falso, talón sin fondos o simplemente moneda si valor de cambio. No tiene nada que ofertar. Basta con que se abstenga de matar. No hay nada de que tratar, ni “conflicto” que resolver. Si no acarrean explosivos ni incurren en tenencia ilcita de armas nadie los detendrá. Pero no parece que ese sea el propósito de quienes no se arrepienten de asesinar, de los que se niegan a entregar las armas --¿acaso para volverlas a emplear?--, de los que exaltan y agradecen los años de sacrificio de los matarifes, los que reclaman pensiones para los matones y los que hacen apología de sus actos más abyectos en cada ocasión. No debe tolerarse que se conduzcan con la arrogancia de los vencedores, que insulten en vez de disculparse, y que muestren tan poca piedad con los muertos.

Seguramente hayan pensado algunos que no debe haber “vencedores ni vencidos” para lograr la reconciliación. Pero sin tener piedad, sin pedir perdón, sin sentir la culpa, sin abominar del crimen no es posible encontrarse.

Después de la undécima promesa ahora mismo desmentida, después de haber defraudado diez veces anteriormente la confianza, después de haber mentido tantas veces como dedos hemos estrechado al principio sin recelo, no es posible tratar a estas sabandijas como a personas. Carecen no solo de sentimientos y piedad sino también de racionalidad. Y no es posible hallar un punto de encuentro. No hay más remedio que derrotarlos, señor Rajoy.

Pensabamos cual sería la penúltima trampa que tendería la Eta después de la fantochada del tratado de paz en inglés. Y no hay nada. Como siempre. El solipsismo y la estulticia estan reñidos con las ideas.


Darío Vidal
23/10/2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario